miércoles, 9 de diciembre de 2009

SOBRE FANATISMO

Cuando dejamos de concebir la posibilidad de que exista una persona que pueda tener una verdad, y que la misma sea diferente a la nuestra, empezamos a caer en ese umbral de la intolerancia que tanto daño hace a las relaciones humanas. Normalmente el fanatismo se centra en esta idea primordial que se arraiga en los seres humanos de no concebir verdades distintas a las propias y que lleva al fanático a cometer actos que justifica su creencia sesgada, pero que socava los principales postulados del derecho natural.

El fanático considera sus creencias fundamentales, y a su vez desconoce la esencia humana del otro, y su postura siempre se decanta en la humillación del otro, la descalificación, así como desconocer verdades materiales que suceden ante sus ojos; y son circunstancias comunes a todo tipo de fanático, así, el fanático deportivo puede llegar a cometer actos bandálicos como los registrados a nombre de los hooligans ingleses; el fanatismo religioso conlleva a la comisión de actos como el inmolarse en aras de la salvación eterna y, el fanatismo político puede causar guerras y exterminio de seres humanos, en general, actos que no respetan la existencia de seres humanos iguales con los mismos derechos.

Pero, cabe preguntarse, ¿es natural al ser humano ser fanático de algo/alguien?, yo considero que los niveles de fanatismo varían de conformidad con factores psico-culturales, en conjunción con los aspectos atinentes al grado de conocimientos que tiene la persona, pero de alguna manera se presenta casi siempre una tendencia a idealizar determinadas cosas o situaciones, que van desde las preferencias musicales, hasta la religión y la política.

Así tenemos que nuestro artista preferido es el mejor de todos y los demás no hacen buena música, o que nuestro equipo de fútbol no tiene comparación alguna con otro en el planeta. Pero el ser seguidor de algo o alguien no implica necesariamente el fanatismo como tendencia radical que no concibe la posibilidad de la contradicción de las ideas.

El fanatismo implica la concepción de verdades basadas en dogmas injustificados en la razón, académica o de cualquier otra índole, se abstrae de la lógica y por sobre todas las cosas, ignora la esencia del ser humano, no ve un ser humano en el contrario, simplemente ve un enemigo al que debe eliminar para poder satisfacer sus creencias.

Cuando se está en presencia de un fanático, las conversaciones para tratar de convencerlo resultan inútiles porque su punto de vista no tiene parangón, no existe algo distinto a lo que él ve y las razones esbozadas por otra persona simplemente van a alimentar el sentimiento que fundamenta su posición radical, ya que no habrán razones válidas que ayuden a superar de un momento a otro la posición extrema que se ha adjudicado dentro de la sociedad.

Cuando se idealiza, por ejemplo, la figura de un líder político, al extremo de rendirle pleitesía y concebirlo como un ser humano perfecto, inclusive enviado por los dioses (o por dios), y se le irrogan cualidades extraordinarias que no conciben la posibilidad de ser engañados o burlados por el personaje en cuestión, siendo capaces inclusive de montar altares en su honor, el ser humano se aleja de la realidad terrenal, en la que todos somos iguales en esencia, y podemos morir de las mismas maneras. Cuando esto sucede, las alarmas deben encenderse en la sociedad por cuanto, quien detenta esa posición "divina", está creando una especie de ejército dispuesto a realizar cualquier acto en defensa de sus intereses personales, y llegar a ocasionar daños irreparables en la sociedad...

No debemos esperar que nuevos holocaustos se repitan, ni revoluciones tan sangrientas como la China o la Rusa. Necesitamos inculcar en el ser humano valores que impidan que deje de ver a sus semejantes como contrarios, como enemigos, y empiecen a concebir la posibilidad de existencia de diferencias subsanables en la única verdad existente, esta es, que nadie tiene la verdad en sus manos, no hay verdades absolutas.

martes, 1 de diciembre de 2009

SOBRE REFORMA CONSTITUCIONAL

Las Constituciones pueden ser modificadas en virtud de las manifestaciones del poder constituyente, es decir, el poder del soberano. El poder constituyente se manifiesta en varias maneras, en el caso venezolano con las figuras de la ENMIENDA, LA REFORMA y la ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE (ANC), en el caso de las dos primeras, el poder constituyente es ejercido a través de la representación existente en el órgano legislativo, es decir la Asamblea Nacional, y en el caso de le ANC, el pueblo acude a elecciones para la misma, lo cual supone un mecanismo más directo del ejercicio poder constituyente.


¿QUÉ DIFERENCIA UN MODO DEL OTRO?


La Enmienda Constitucional implica la adición o modificación de uno o varios artículos de la Carta Magna sin alterar su estructura fundamental. La Reforma Constitucional, implica una revisión parcial y la sustitución de una o varias de sus normas, sin alterar su estructura o principios. La Constituyente busca transformar el Estado, creando un nuevo Ordenamiento Jurídico, redactando una nueva Constitución.


Otra diferencia radica en que en el caso de la enmienda, su inclusión implica que sea numerada consecutivamente, es decir, si la constitución tiene 350 artículos, como la nuestra, la enmienda sería el 351, y así sucesivamente. La Reforma se hace en el mismo artículo, y la Constituyente, está de más decirlo, implica una nueva numeración y orden. Existen más diferencias, pero son estas las que atañen al presente artículo,.




UNA REFORMA IMPLICA DEJAR INTACTOS LOS PRINCIPIOS DE LA CONSTITUCIÓN ASÍ COMO SU ESTRUCTURA


Este artículo fue escrito con ocasión de la reforma planteada por Hugo Chávez en el año 2007, y que contemplaba las siguientes modificaciones que en su momento consideré inconstitucionales:
1) LA ADHESIÓN DE UN NUEVO PODER PÚBLICO. La Constitución de 1999, plantea de manera inédita, la existencia del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, acompañados del Poder Electoral y El Poder Ciudadano. La Reforma plantea la inclusión de un nuevo poder público, el sexto, el Poder Moral. Esto, sin lugar a dudas implica cambio en la estructura del Estado Venezolano, y por ende, un cambio que no puede ser hecho mediante una Reforma Constitucional.


2) LA NUEVA DIVISIÓN POLÍTICO TERRITORIAL: Venezuela tiene una división político-territorial, que nos habla de municipios, estados y la república, es decir, Poder Público Nacional, Estadal y Municipal, que se circunscribe a la división vertical del Poder Público. Al incluir nuevas figuras que cambian la división político-territorial del Estado, se está cambiando la estructura que pauta la Constitución Nacional, lo cual es un vejamen a la misma, y no era posible su inclusión como parte de una reforma, porque una vez más vemos que la vía conducente era la ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE.


3) LA FORMA DE ESTADO: Venezuela, según la Constitución de 1999, se constituye como un "Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia", estableciendo la democracia como principal forma de estado para los venezolanos, consagrando el Estado Social de Derecho y de Justicia, como un avance constitucional importante, puesto que en Venezuela lo social es ahora lo primordial según la constitución, en el marco de la aplicación de leyes justas, y dejando de lado los formalismos no esenciales. La reforma planteó que Venezuela pasaría a ser un estado Socialista, lo cual es el mayor error que recogió la Reforma, pues se deja de lado el Principio Político Fundamental que sustenta la Constitución de 1999, es decir DEMOCRACIA SOCIAL DE DERECHO Y DE JUSTICIA", pues este cambio es sólo posible (por muy repetitivo que suene) a través de una ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE.


4) LOS ESTADOS DE EXCEPCIÓN Y LOS DDHH FUNDAMENTALES: existe un Principio denominado Progresividad de los DDHH, es decir, los Derechos Humanos, una vez consagrados en una Carta Magna, sólo pueden ser mejorados, nunca pueden ser quitados, desmejorados o mutilados. En el caso de la Reforma, se busca suprimir, en el caso de los estados de excepción, las garantía a los derechos referidos al Debido Proceso y el Derecho a la Información, lo cual no sólo viola el Principio referido supra, sino que además, violenta normas internacionales.


EN MI CRITERIO QUE PUDO HABER SIDO OBJETO DE UNA REFORMA:


1) El período presidencial.
2) Ciertas atribuciones del Presidente.
3) La jornada laboral (a pesar que en el marco constitucional vigente la reducción podía hacerse por Decreto -Ley o por Ley Especial, y la propuesta tuvo un marcado origen populista, ya que hasta el momento actual no ha sido modificada la misma, a pesar de existir los mecanismos para hacerlo, siendo apenas plasmada en un proyecto de modificación de la Ley Orgánica del Trabajo)


Existen muchas otras cosas con las que no estuve de acuerdo en el momento de la reforma, por ejemplo, lo referido al Antejuicio de Mérito y los ascensos militares, pero nada más con lo anterior espero haber ARGUMENTADO de manera clara y ESTRICTAMENTE JURÍDICA, las razones que me asisten para hablar de inconstitucionalidad de ese planteamiento de Reforma Constitucional.
La misma fue rechazada por el pueblo venezolano en elecciones, viciadas por actos amedrentadores por parte de las instancias gubernamentales, pero aun así se detuvo ese acto que hubiera significado la vulneración del principio de la SUPREMACÍA CONSTITUCIONAL, pero con posterioridad fue contemplada una enmienda constitucional (que de conformidad con mi criterio adolecía de graves vicios de legalidad, y según algunos, de inconstitucionalidad, que consagró la reelección presidencial indefinida luego del voto popular)
Es necesario reconocer la importancia de los procesos eleccionarios en materia de modificaciones de la constitución, pero creo que en un país como Venezuela, la cantidad de procesos electorales no dan verdadera imagen sobre la realidad política o sobre la transparencia de los mismos existen muchos vicios en ellos, sobretodo la inducción al voto por medio de la violencia psicológica o laboral, entre otros.
En una próxima entrega trataré otros temas de interés jurídico o filosófico.

Entradas populares