sábado, 22 de enero de 2011

LA MANIPULACIÓN DEL PROBLEMA HABITACIONAL

Hacerle creer al necesitado que el problema de la vivienda es del capitalismo, y jugar con sus necesidades para instarlo a realizar actos como las invasiones de terrenos "desocupados", es la manera más vulgar de disfrazar la incompetencia en la solución del problema habitacional del país. También es la forma más económica de hacerlo. La incapacidad del gobierno venezolano en la construcción de vivienda no tiene que ver con sabotaje ni por la existencia de intereses oscuros, especulación y acaparamiento de terrenos, estemos claros que un gobierno con poderes plenipotenciarios como el actual, pudo haber hecho las viviendas que hubiera querido, pero no, hoy el gobierno nacional está encausado en la magnifica obra de caridad que implica llevar un cable para fortalecer la conexión de internet a nuestro actual satélite, Cuba. Basta de hipocresía política, el problema de la vivienda es una consecuencia de 12 años ocupados en hacer política de la más baja calaña, y nunca han gobernado el país. Una persona en estado de necesidad que vive en un rancho de 2 x 2 con sus 3 hijos y esposa, ve en las palabras del jefe de estado la panacea de su dolor; pero no sabe que está siendo usado para la consecución de fines ulteriores como joderse en los que tienen algo, para satisfacer las necesidades que no pueden ellos mismos satisfacer por su TOTAL Y ABSOLUTA INCAPACIDAD a la hora de administrar los recursos econímicos del estado. El pauperrismo de nuestros ciudadanos, debido a la decadencia moral y educativa de nuestra sociedad, es la materia prima perfecta para la manipulación política, usar su dolor y sufrimiento como personas que no viven en una sociedad que genera oportunidades sino parásitos del estado para poder dominarlos sin límites.
Si en el país existieran condiciones que brindaran seguridad jurídica, estabilidad inflacionaria y respeto a la propiedad privada, seguramente se hubiesen construido más viviendas (provenientes del capital privado y público), los cánones de arrendamiento no se hubiesen hecho insostenibles, y exagerados, y los ciudadanos ejerciera las relaciones comerciales de compra-venta de inmuebles en mejores condiciones, por cuanto la libre oferta y demanda en medio de un sistema jurídico confiable, genera paz y tranquilidad en el propietario de los factores de producción así como en el ciudadano que necesita un lugar donde habitar de manera digna, y no estaríamos atravesando esta embarazosa situación, en la que, se ordena tomar lo que es de otros, para solucionar un problema del que el estado no se ha encargado de solucionar en 12 años, y sólo lo tomó en cuenta cuando le explotó en la cara, antes de un año electoral decisivo. Pura demagogia, pura basura ideológica.
Sean sinceros con el que ustedes, gobernantes, llaman "pueblo", que es el término más vacío para señalar a los ciudadanos de clase baja, y observen como en un país donde el capitalismo de estado impregna toda la actividad nacional, la culpa de alguna manera, termina siendo puesta en manos de quienes sólo han cometido el PECADO SOCIALISTA de ser propietarios de algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares