sábado, 24 de diciembre de 2011

LA CONSTITUCIÓN REPUBLICANA

Durante el tema de las fuentes del derecho romano establecimos con propiedad lo referente a los "Edictos de los Magistrados", al respecto dijimos que los edictos eran los avisos o comunicaciones que publicaban los magistrados republicanos con el objeto de dar a conocer por todos la forma como llevarían a cabo la administración de los asuntos de su competencia, durante el lapso en que duraría su cargo.

Para hablar de edictos de los magistrados, es necesario, entonces, ubicarnos dentro de la Roma Republicana, que va desde el año 509 antes de Cristo, hasta el año 27 a. C., pues como ya lo estudiamos, en la época monárquica el "imperium" o poder se encontraba reunido en la figura del Rex, y los magistrados que existían eran auxiliares del monarca.

Para entender la configuración política de la época republicana es menester hablar de la constitución republicana, distinguida por la formación de una estructura política en la que los ciudadanos aptos para asumir las armas y defender la patria, toman conciencia de su destino y de su interés común y conforman una comunidad en la que no es posible establecer una autoridad superior a los ciudadanos, es decir, ninguna autoridad estará por encima del ciudadano romano, sino al servicio de éste, lo cual es el aspecto distintivo característico que distingue la concepción monárquica en la que la figura del Rey implicaba el respeto de los romanos a ese líder religioso y político.

Es decir, las facultades, atribuciones, competencias y responsabilidades sobre la dirección y ejercicio del poder la tendrán solamente los ciudadanos romanos, quienes a su vez participaran en todos estos asuntos a través de los comicios en los que fundamentalmente votarán leyes publicas, eligirán a los magistrados y podrán ser elegidos como tales y, a su vez, de manera indirecta poder pertenecer al Senado (ya vimos quiénes eran nombrados como senadores y quién nombraba al Senador).

Para entenderlo mejor, La Constitución Republicana no es una carta magna plagada de principios y letras, es una especie de acuerdo en el que los romanos consienten en la NO existencia de un poder más allá del que la Ley otorga a los ciudadanos, un acuerdo que implica el desmembramiento del "imperium", que detentaba anteriormente el monarca, en la figura de los magistrados quienes tendrán estas funciones y más, pues lo novedoso de la República es este concepto de Magistrados, es decir, el mando supremo, el "imperium", será ejercido en forma coordinada por una variedad de titulares, con el objeto de evitar la concentración del poder y el abuso con el que los romanos identificaban la monarquía. Las magistraturs no serán vitalicias, sino temporales, es decir, ningún ciudadano escogido como magistrado tendrá esa prerrogativa de por vida, sino que los lapsos estarán establecidos por las leyes, y serán electivas, es decir, a través del sufragio activo y el sufragio pasivo, los ciudadanos romanos podrán elegir a sus magistrados o ser elegidos como magistrados, respectivamente. 

Aunado a esto, el control de los poderes, recaerá en El Senado.
A eso se refiere la Constitución Republicana Romana, no debe confundirse con lo que hoy día entendemos por constitución, esto es, un librito en el que hay normas fundamentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares