domingo, 17 de noviembre de 2013

LOS COMICIOS POR TRIBUS (Comitia Tributa)

Las asambleas populares o Comicios, integraron de manera esencial la estructura política romana durante la Monarquía y la República, en el sentido que implicaban lo involucrado que estaba el ciudadano con los destinos políticos de la nación o patria romana. El ciudadano romano podía hacerse oir en las Asambleas Populares, fuese en los comicios religiosos (calata), o el primigenio comicio civil  en el que las curias que conformaban las tribus tomaban decisiones relevantes (curiata), o en ese comicio máximo (centuriata) que suplantó las funciones del comicio por curias y que permitió una primera aproximación para la plebe a lo que sería el poder político.
Conforme lo dispone Rafael Bernad Mainar, posterior a la aparición de la Ley Hortensia, se generó la necesidad de fusionar al pueblo y a la plebe, y esto es lo que pareció ocurrir con los Comitia Tributa que convivieron con los comicios centuriados; es decir, los orígenes de estas asambleas tienen directa vinculación con las Asambleas Plebeyas que fueron instauradas en virtud de aquella rebelión plebeya que los volcó al Aventino en exigencia de derechos. 
Al final de la república parecen ser lo mismo, y en estos comicios la unidad ya no sería la curia, ni la centuria, sino la Tribu, en virtud de la nueva organización territorial romana y el crecimiento exponencial de las tierras públicas, en virtud de la ávida y rápida conquista. Al final de la República es el comicio por tribus el que tiene ese marcado carácter civil que atendía al antiguo comitius maximus creado por Servio Tulio.
En esta Asamblea las decisiones implican votar positiva o negativamente las proposiciones del Magistrado facultado por la ley para convocarlos.

Los Comicios por Tribus escogían los magistrados menores (Ediles Curules y Cuestores) y también tenían dentro de su competencia la imposición de sanciones a aquellos que incumpliesen las leyes, sanciones de índole monetarias.

Estaban conformados por 35 tribus: 4 tribus de la ciudad romana como tal, 16 de las vecindades y 15 tribus de las áreas circundantes a Roma. Cada una de ellas tenía un solo voto. Algunos historiadores como Frank Burr Marsh, explica que los comicios por tribus ayudaron a que las tribus urbanas que habitaban la densa Roma, tomasen decisiones que afectasen a los habitantes de los suburbios.

"En los comicios por tribus, los miembros de cada una de ellas constituian una unidad de sufragio que tenía una función parecida a la centuria en los comicios centuriados: decidía la mayoría de las tribus y no la mayoría de los ciudadanos con sufragio,..." (Kunkel, 1966, p. 20); es decir, no importaba la cantidad de personas que perteneciesen a una tribu, el voto seguía siendo con base a la unidad de voto, y acá, igual que antes, la mayoría de las tribus estaba conformado por los que poseían la preponderancia económica en virtud de la posesión de tierras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares