domingo, 19 de diciembre de 2010

SEÑALES DE DICTADURA

Estimado lector, venezolano o no, aquí te dejo algunos tips que puedes aplicar a tu situación política actual a manera de poder autoevaluarla y determinar si vives o no en dictadura. Si eres venezolano y consideras que estás viviendo en una dictadura, la magnifica y poética Constitución del año 1999, con claridad dispone la desobediencia civil en su artículo 350... Si vives en otro lugar, déjate llevar por tus valores y recuerda que no existe ley injusta que deba cumplirse.
1. Culto excesivo a la personalidad: el dictador suele ser un personaje con un ego extremo, cuya presencia es la que genera cohesión en sus adeptos, sin su persona en la palestra no hay razón de ser de su dictadura (salvo que tenga características dinásticas, VER CUBA, KOREA DEL NORTE)
2. Poderes plenipotenciarios en cabeza del ejecutivo: El poder ejecutivo resalta frente a los demás poderes, así todas las recomendaciones provenientes del jefe de estado y gobierno son siempre acatadas y tomadas en cuenta, suele existir la epidemia del gobierno por decreto, haya o no sido habilitado para legislar, y las leyes habilitantes suelen ser más comunes que en los países democráticos, se le dan largos períodos como 18 meses, o más.
3. Poderes Públicos complacientes ante un "proyecto" político exclusivo: en consonancia con la señal anterior, cuando el ejecutivo pide algo, la celeridad con la que actúan los demás poderes no independientes es supina, se aprueban leyes, se inician investigaciones, saltan, brincan y por supuesto se enaltece el criterio del líder en haber previsto lo que ellos no.
4. Sólo la idea del líder es válida, porque el líder es el intérprete de la voluntad del pueblo: así, no se concibe la posibilidad de reemplazar al líder, y su imagen acompaña todo, por cuanto es el único capaz de movilizar el aparato político que lo mantiene en el poder, sus ideas son únicas y tienen un carácter dogmático porque la falsa idea de la conexión entre él y el pueblo es una de las columnas de la estructura dictatorial.
5. Disentir del líder y su "proyecto", ipso facto te convierte en alguien que está equivocado o engañado, si no es que resultas traidor o conspirador: porque la dictadura implica la instauración de un criterio único, una verdad absoluta en un universo de no existencia de absolutos. Tratar de ir en contra del patrón establecido por el poder político y pretender pensar de manera distinta, es peligroso para las pretensiones temporales del dictador, pues en la medida que el libre pensamiento se reproduce, las células dictatoriales se destruyen.
6. La existencia de un partido único de gobierno: Para apoyar al líder y su proyecto, debes estar inscrito en la organización política que el ordena, los aliados son prescindibles y pisoteables (PPT, PCV, PODEMOS son verdaderos ejemplos de aliados prescindibles). Mientras que la democracia se caracteriza por la libertad a la hora de constitución de miles de partidos políticos, en la dictadura es necesario que un solo partido se imponga frente a los demás para ejercer el poder. Hay una sola cuota de poder y no existe negociación alguna con foráneos.
7. Tener aliados políticos de dudosa estirpe democrática: El dictador, en su constante labor por proyectarse a nivel internacional, buscará la manera de aliarse con aquellos con quien nadie quiere aliarse, así, buscando protagonismo, se aliará con cualquier gobierno en el que la democracia sea algo desconocido.
8. Exaltación del nacionalismo y la memoria de héroes patrios, generación de enemigos, conspiraciones y atentados: En dictadura, el nacionalismo es despertado en el conglomerado social, se hace repetitivo el uso de símbolos patrios en exceso, de exacerbación del sentimiento nacional hasta el punto de generar reacciones intolerantes e irracionales. En dictadura se usa la figura de los héroes históricos para sustentar la ideología impuesta, tratando de justificar los desmanes y el autoritarismo en la figura de quienes trascendieron en la historia por sus verdaderos hechos heroicos. En este mismo orden de ideas, la exaltación de lo nacional y lo heroico es para poder crear un patrón de opinión en el que existen conspiraciones y enemigos que buscan derrocar al gobierno legítimo constituido, se alude al imperio, a intereses internacionales, pero siempre existe un movimiento antigobierno que busca desestabilizar, y que genera distracción de los problemas reales de la nación.
9. Gobierno centrado en la política y no en el hecho de gobernar: todo tiene que ver con la política, el primer plano es la ideología política, y el gobernar es secundario, el dictador puede hablar por horas, y eso es, para él, gobernar, pero no hay ejecución de políticas públicas que busquen un eficiente manejo de los recursos en aras del bien común.
10. Gasto millonario en propaganda con alto contenido ideológico: El presupuesto del estado dirige una gran partida en medios de difusión del mensaje político que el que gobierna pretende imponer. Surgen medios de comunicación encargados solo de enaltecer el proyecto político, alabando sus bondades y criticando a los que disienten de él. El gasto en volantes, folletos, pautas televisivas, micros de radio y páginas completas en diarios supera el dirigido a educación, vivienda y proyectos. Es posible escuchar en la radio cada cinco minutos un espacio dedicado a recitar las bondades del gobierno de turno.

Estas son sólo 10 señales, hay muchas más, que puedes sentirte libre de añadir, estimado lector, pero estas son las que considero primordiales, evalúa lo que vives, y olvídate de verdades absolutas, de historias únicas, porque la democracia no es perfecta pero por lo menos deja abierta la posibilidad del pluralismo ideológico y el respeto de la dignidad humana. Hay dictaduras constitucionales, que manejan lo jurídico y lo mediático de tal manera, que enmascaran muy bien sus intenciones macabras, y su fin de perpetrarse en el poder por tiempo indefinido.
Amigo lector, la naturaleza humana es libre, el pensamiento sobretodo. Piensa y se libre.

jueves, 28 de octubre de 2010

GESTIÓN MUNICIPAL

Los corrientes días han generado la necesidad imperiosa de escribir sobre una situación que nos afecta a todos los habitantes del Municipio San Cristóbal, actualmente bajo la gestión administrativa de la Alcaldesa Mónica de Méndez. Cualquiera que circule a diario en vehículo propio o ajeno podrá dar fe del estado deplorable de la víalidad capitalina, así como el desastre organizacional del tráfico vehicular o el estado de conservación de demás espacios públicos de la ciudad, pero, ¿qué podemos hacer nosotros como habitantes del municipio?

La Ley Orgánica del Poder Público Municipal en sus artículos 253 y 254, dispone claramente la "Participación Ciudadana" como una de las formas de vinculación del ciudadano con el manejo de las políticas públicas municipales en aras de lograr una mejor gestión, pero al limitarnos a quejarnos sin aportar soluciones o sin atrevernos a solicitar cuentas a los funcionarios públicos encargados, nos hace conniventes del caos que se ha apoderado de nuestra ciudad capital tachirense.

No basta con pagar impuestos y criticar, es necesario "SER CIUDADANOS", involucrarnos en la vida del municipio, y contribuir al desarrollo de las iniciativas que generen en el funcionario la cultura de respeto a las disposiciones legales que contribuyen al mejoramiento de la calidad de vida del sancristobalense. Educar, con nuestra actitud y nuestra firmeza, al funcionario público para que comprenda que su labor es la de servir al ciudadano, y satisfacer sus necesidades para alcanzar una calidad de vida dignificante. Asimismo, colaborar con nuestro actuar al mantenimiento de la legalidad dentro de nuestro espacio vital (es el municipio el lugar más cercano al individuo que se identifica con su gentilicio), actuando cívicamente e invitando al paisano a hacerlo también.

Nuestra falta de conciencia ciudadana genera situaciones como el apilamiento de basura en las esquinas que se conjuga con un pésimo servicio de aseo municipal, el caos total del tráfico automotor por no respetar las mínimas normas de tránsito para satisfacer nuestras conveniencias individuales en detrimento del derecho de los demás, y nuestra indiferencia ante los planes de gestión municipal que podemos referir al hecho de no conocer el destino del presupuesto municipal, porque obviamos que la Ley nos otorga la posibilidad de pedir cuentas de la gestión realizada, de conformidad con el artículo 8 de la misma.
Ignoramos si la desidia en la víalidad capitalina es por falta de presupuesto o porque el mismo está siendo desvíado para otras obras que el ejecutivo puede considerar prioritario, ya que a diferencia de otras gestiones municipales alrededor del mundo, nosotros no tenemos la facilidad de acceder on line, o a través de otra vía, al conocimiento exacto de cuánto está gastando la Alcaldía en salarios, obras, publicidad, propaganda y eventos; tampoco conocemos cuanto se recauda por concepto de impuestos o tasas, porque como habitantes del municipio San Cristóbal nos sustraemos del deber ser ciudadano para dejarlo en manos de los funcionarios electos que sin contraloría social no temen hacer lo que sus intereses puedan indicar, ya que no hay ciudadanía que ejerza esta labor.
Estimado lector que habita en esta ciudad cordial, es necesario que usted sepa que la Ley Orgánica del Poder Público Municipal establece claramente la Responsabilidad del Municipio en cuanto a su gestión (Artículo 132), pero si nosotros como ciudadanos no ejercemos nuestra ciudadanía reclamando y alzando la voz con fundamentos, actuando como sociedad organizada contra lo que consideramos una mala gestión municipal, poco podemos esperar en retribución, no porque no merezcamos una respuesta oportuna, sino porque nuestra pasividad constante ante la gestión municipal ha generado la mala costumbre de la administración pública de actuar sin preguntar, y del habitante del municipio de esperar a que otros hagan y resuelvan los problemas de todos.
Los cambios, amigo lector, se generan desde nosotros mismos, con la conciencia de saber que ser un buen ciudadano no implica sólo quejarse por la incompetencia de la administración municipal, sino cumpliendo nuestros deberes para poder exigir el cumplimiento de las garantías que hacen verificar nuestros derechos en la realidad. No debemos limitarnos a señalar los grandes problemas que tiene nuestra ciudad capital, es necesario que seamos proactivos en el ejercicio de los derechos que como ciduadanos nos asisten, la clave es el ejercicio de la ciudadanía, no limitarnos a ser simples habitantes de un municipio que cada día se desvanece entre la ineficacia gubernamental y nuestra propia antipatía por creer que no tenemos en las manos las soluciones a los problemas de todos los habitantes de la comunidad, y espero que cuando caigamos en un hueco en la avenida principal de pueblo nuevo o se destroce el tren delantero en un cráter de los que abundan en Santa Teresa, no nos limitemos al simple hecho de insultar la labor del ejecutivo municipal si nuestro insulto o reclamo no va a trascender el interior de nuestro claustro automotor, sino que sea un incentivo para la creación de la conciencia ciudadana y empecemos a exigir cuentas a la administración municipal, exigiendo respeto como colectividad, como sancristobalenses, por cuanto día a día, esta ciudad pierde su matiz cordial y pareciera ser tierra de nadie, ni de ellos ni de nosotros.
Hagamos efectiva lo dispuesto en el artículo 254 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, que nos otorga el derecho sagrado como ciudadanos de obtener información general y específica sobre los que se hace con nuestro dinero para mejorar la calidad de vida de la ciudad, seamos ciduadanos proactivos en el planteamiento y resolución de los problemas cotidianos.

jueves, 14 de octubre de 2010

PLURALISMO, DEMOCRACIA Y SOCIALISMO

Tuve la oportunidad de oir al ciudadano diputado electo Robert Serra en una entrevista realizada en un canal de televisión nacional, en ella el diputado afirma la necesidad de aprovechar la mayoría calificada de la actual Asamblea Nacional para otorgar una Ley Habilitante al ciudadano Presidente de la República a efectos de profundizar el sistema socialista en aras de desmontar lo que el llama "estado burgués", que fue instaurado en la Cuarta República (no soy muy partidario de las categorizaciones cuarta y quintorrepublicanas porque considero que no existen en la historia política venezolana). Para evitar opiniones sobre si lo dijo o no, aquí les dejo el link de la noticia http://www.avn.info.ve/node/22412
Desconociendo la profesión de Serra, aspirando que no sea abogado, pues dudaría mucho de su conocimiento jurídico ante sus pronunciamientos, por demás fanáticos, que denotan una ignorancia absurda de nuestra "Carta Magna", debo, entonces citar el artículo 2 de la misma:
Artículo 2. Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.
El estado democrático, por naturaleza, implica la existencia del pluralismo político, ambos establecidos en la norma citada ut supra, por lo cual, la insistencia del establecimiento de un estado eminentemente socialista vulnera, con creces, el derecho fundamental que tenemos todos y cada uno de los venezolanos y que debe ser garantizado por el estado, de escoger nuestra afiliación e ideología política.
En este sentido, hablando por mi mismo, es inevitable pensar que yo, que no creo en el socialismo ni en los sectarismos izquierdistas o derechistas, tenga que formar parte de una república socialista, me cuesta comprender algo así, y me pregunto ¿por qué si mi Constitución afirma que vivo en democracia y en un estado plural, debo recibir insultos que me tildan de apátrida en la medida que por mi mente pasen a diario las buenas envidias que genera el observar los paises sumidos en ese capitalismo salvaje?, ¿es que acaso pensar distinto es malo?, ¿será que en efecto seré menos venezolano por no ser socialista?
En tal diluvio de pensamientos me dije que la bella poesía contenida en el artículo 2 es quizá desconocida por el grupúsculo gubernamental, ya que deben ignorar completamente que el pensamiento único socialista es contrario a la más elemental idea de democracia, y que afirmar la necesidad de desmontar un presunto estado burgués para profundizar la construcción del socialismo por ser la única vía para el progreso, anula, de entrada, toda posibilidad de existencia de una sociedad democrática, plural y libre. No dudo que un siguiente paso sea criminalizar al que considere al socialismo como una burda patraña que busca engañar a muchos en beneficio de pocos, pero bueno, eso lo puedo afirmar en medio del pluralismo democrático que considero que sigue vigente (a pesar de las amenazas diarias a su supresión, no expresas pero muy tácitas), y hago la afirmación con la certeza de abogar por lo correcto en este artículo. No sé si contra la constitucionalidad de nuestro derecho a disentir se pueda imponer el fanatismo político nocivo como el que manifiesta el diputado electo Robert Serra, quien evidentemente desconoce el contenido del artículo 2 de la Constitución, el concepto de democracia y la realidad mundial en la que el pluralismo es regla y el sectarismo la excepción.

lunes, 27 de septiembre de 2010

LA TRASCENDENCIA DEL 26-S

Una vez más el PSUV consigue tener una mayoría, que jurídicamente se conoce como absoluta, en la Asamblea Nacional, cuestión que a simple vista hace parecer que el proceso revolucionario se sigue consolidando, pero..., ¿es eso lo único que tenemos que ver de este proceso electoral?, no.
Si bien no se trató de una elección nacional, la figura representativa del presidente Hugo Chávez, fungió, una vez más, como el gran portaviones de sus candidatos, muchas veces desconocidos o sin el carisma del "líder", y fue él quien convirtió la elección regional, en un plebiscito sobre su popularidad, por cuanto si no votabas por el PSUV, no estabas con Chávez.
El resultado más revelador fue el del PARLATINO, que si fue una elección nacional, en el que ganó LA OPOSICIÓN (no confundir con MUD, por cuanto muchos, como yo, en este segmento no votamos por la MUD sino por una alternativa distinta al PSUV), y el 52% de los electores, escogió no marcar el tarjetón que se ubicaba arriba y a la izquierda.
No hay que ser triunfalistas, y menos aún pesimistas, por no haber obtenido más curules en la Asamblea Nacional, pero si es hora de abrir los ojos, y notar que una gran parte del país considera que la visión única es errada, que a nadie le importa si es socialismo o capitalismo, si es izquierda o es derecha, sino que lo que se desea es echar pa'lante, y que las instituciones se circunscriban a otorgar las garantías suficientes para hacerlo. Eso es lo más relevante del proceso electoral del día 26-S, un país que votó por un cambio, y una Asamblea Nacional que, por primera vez en muchos años, será un lugar de debate y no un simple instrumento de recepción de órdenes provenientes del ejecutivo nacional.
Asimismo, el proceso electoral nos dejó claro que las maniobras gubernamentales surtieron efectos, por cuanto al ir a votar con una ley electoral inconstitucional (los que lo duden simplemente limítense a leer el artículo 186 de la Constitución de la República y compárenlo con la Ley Orgánica de Procesos Electorales), que permitió que con menos votos se ganaran más diputaciones por el establecimiento unilateral por parte del CNE (no hace falta indicar que el CNE es una extensión de PSUV con un miembro de la MUD que no tiene voto, aunque si voz) de circunscripciones electorales que permitieron la "prostitución" del proceso electoral y la desigualdad en la Asamblea Nacional, completamente opuesta a la igualdad obtenidad en el PARLATINO.
Falta mucho por decir, mucho más por trabajar, pero los procesos de cambio son lentos, la evolución nos lo ha demostrado, falta mucho para ser un país desarrollado, pero si nos encaminamos y seguimos la senda de la razón, no dudo que el daño ocasionado por 50 años de IV República (la V no existe), algún día podrá ser revertido, pero para ello es necesario el concurso de todos, y convencer a ese 30% que no votó, de que su participación es necesaria para construir una mejor Venezuela, convencerlos con razones y no con imposiciones.

martes, 22 de junio de 2010

SOBRE LOS CLIENTES

Luis Muñoz, en su tratado sobre derecho romano, establece muy claramente que los clientes son personas vinculadas a la familia patricia romana de las que obtienen trabajo y protección (López, 2007), siempre con la obligación recíproca del debido respeto a ese patricio al cual se encuentran debidos. La clientela implica una división primigenia de clases en esta Roma primitiva, pero que a su vez conlleva la existencia de la fides, la fidelidad que debe el cliente al patrón y viceversa, es decir, la realidad de la relación es la dependencia económica, no nace como una relación jurídica, simplemente obedece a una razón natural de asociación económica en búsqueda de protección a cambio de determinados servicios a prestar, que ya luego será regulada jurídicamente.

El patrón proporciona tierras al cliente para que éste las trabaje, y pueda vivir en ellas, ya que la situación del cliente es ajena a la ciudadanía romana, el mismo no posee derechos inherentes a la condición de ciudadano, y es por ello que la relación con su patrono es esencial, ya que suelen ser extranjeros que han llegado a Roma, y sin ciudadanía su supervivencia se ve colgando de un hilo.

El cliente está sometido a la voluntad del patrono, éste tiene la posibilidad de reducirlo a la esclavitud e inclusive decidir sobre su vida o su muerte; el cliente le debe sumisión, respeto, e inclusive existen ciertas obligaciones patrimoniales para con él, como es el caso de pagar rescates para liberación de su patrono.

Existen obligaciones recíprocas, no es sólo el cliente el que debe respeto al patrono, se considera que el convenio que genera la clientela es sagrado, e inclusive exigible judicialmente, el patrón que no brinde protección al cliente puede ser declarado sacer, que no es más que la consagración de su cabeza a los dioses, de manera tal que cualquiera pueda darle muerte impunemente, igualmente, se estima que la misma disposición era aplicada al cliente ingrato para con su patrón.

Es decir, el origen de la clientela como tal, la podemos encontrar en la primitiva Roma, ya luego los clientes formarían una nueva clase social, que serán los plebeyos que lucharan por sus reivindicaciones sociales, hasta obtener instancias de poder. Es falso el origen capitalista del término, empezando porque el capitalismo está siendo enfocado como una tendencia ideológica, cuando históricamente se ha demostrado que se trata de un intercambio humano natural, y ejemplo de ellos es la agrupación social que genera la clientela.

lunes, 17 de mayo de 2010

EL ODIO AL PROGRESO, EL ODIO AL ÉXITO

Ayer oía anonadado como un funcionario público como el Presidente de una República democrática decía, sin mesura alguna, que ser empresario privado era una maldición. Tales palabras no sólo afectaron mi capacidad intelectiva sino que traspasaron a niveles de orgullo propio que generan mi necesidad de plasmar estas palabras.
El ser humano es el forjador de su propio destino y, dependiendo del camino tomado, la evolución personal se verá manifestada en hechos como el progreso o el éxito. El ser humano es una compleja fusión de necesidades y sentimientos, pero también va determinado por su naturaleza racional que lucha constantemente contra sus instintos animales, y dentro de toda esta complejidad encontramos la tendencia necesaria de la mayoría de los hombres de querer progresar hasta conseguir el éxito, sea material, espiritual o ambos.

El trabajo es uno de los valores más eficaces a la hora de conseguir metas referidas al progreso, por cuanto genera en el ser humano el aprecio por el esfuerzo y la recompensa de dicho esfuerzo. Durante siglos el hombre ha luchado por conseguir reivindicaciones que reconozcan la entidad del trabajo y su relevancia social. Pero en contraposición al trabajo, siempre vamos a encontrar la empresa, el patrono, el empresario, el líder y dueño de uno de los factores de producción.

Se trata de una relación dicotómica pero con un grado de dependencia tan alto que configuran naturaleza humana esencial, y a pesar de la constante retahíla que pretende inculpar al empresario de los males que sufre el proletario, la verdad es que la necesidad de aquél cada día se acentúa, por cuanto es el empresario el dueño de la iniciativa productiva, y el que arriesga todo por una idea.

El empresario privado es el germen del éxito de una sociedad y el que puede generar desde su perspectiva el progreso colectivo del proletariado, pues él detenta las herramientas intelectivas necesarias para despertar la chispa productiva en otros, puede incentivar a sus subalternos para que sientan el olor del éxito y quieran crear nuevas ideas y ponerlas en movimiento.
Sin empresario no hay proletario, y sin empresas no hay movilidad vertical social, por ello, la actividad estadal debe estar dirigida a generar políticas de desarrollo de la actividad productiva privada, pues es la única que puede garantizar el pleno empleo.
La empresa privada genera dividendos privados, que han sido sudados y sufridos, que no salen de la nada sino que ameritan años de sacrificios y mucho trabajo en equipo para lograr metas y sueños, por ende el dinero ganado con esfuerzo es tan valioso que su destino no será fútil, y menos aún corruptible. Cuando el estado quiere asumir la posición de empresario y acaparar todas las instancias productivas, en detrimento del capital privado, aniquila el germen emprendedor que hay en cada ser humano que se arriesga por querer algo mejor para conservarlo, multiplicarlo y beneficiar a la colectividad con sus bienes o servicios.


Las riquezas no generadas por el trabajo privado y que se relacionan directamente con el capitalismo de estado, suelen despilfarrarse y no reinvertirse, son simplemente "gastadas" sin conciencia por la clase burocrática y también son el objeto de los actos de corrupción más impensables, y es por ello que el dinero público se desvanece como azucar en el agua y no regresa nunca.


Cuando un jefe de estado manifiesta un odio tan profundo al empresario privado con epítetos tan terribles como los que suele usar el presidente de Venezuela, sólo refleja el odio que tiene al progreso y al éxito, porque su vida se desarrolló dentro de un esquema improductivo de obediencia y sumisión como lo es el militar, y que nunca tuvo en sus manos la magia emprendedora del empresario lo que genera una aberración casi innata contra lo desconocido, contra ese mundo aterrador que es el de la responsabilidad empresarial, el tener que trabajar a sol y sombra para poder pagar salarios, impuestos, mantener a la propia familia y poder tener un mes más de vida dentro del mundo de la competencia.


Es la empresa privada el lugar donde la felicidad alcanza su plenitud, donde se puede desarrollar la mayoría de los valores humanos sociales e individuales.
El discurso odioso de los "ideólogos" revolucionarios exaltan el trabajo proletario, pero olvidan que en una sociedad contemporánea debe haber emprendedores que no pueden ser anulados por el capricho personal fracasado de equipararnos a todos a un prospecto de hombre que no tiene derecho a evolucionar sino a encasillarse dentro de esa categoría llamada "proletario".
Ojalá se recompensara al empresario y se le exigiera más y más; cómo quisiera que se valorará su capacidad de producir empleo y de progresar, que se impulsara su éxito, pero no, aquí se odia el progreso, y se evita el éxito.


Hoy, más que nunca, en un país gobernado por resentidos debido a sus fracasos productivos y sus políticas ineficaces, me siento muy orgulloso de provenir de una familia de empresarios, de economía privada, de gente independiente del capitalismo de estado, y espero que estas palabras les lleguen al corazón y a la mente.

martes, 6 de abril de 2010

LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA

Consagrada en nuestra constitución, la tutela judicial efectiva implica la posibilidad que tiene todo venezolano de acceder antes los órganos encargados de la función jurisdiccional para satisfacer sus pretensiones jurídicas, y que sean sometidos a un proceso verdaderamente eficaz. Lastimosamente, la tutela judicial efectiva no se verifica en el país en un porcentaje realmente preocupante.
La tutela judicial efectiva se encuentra consagrada en el artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que nos habla del acceso a los órganos jurisdiccionales para hacer valer nuestros derechos e intereses (inclusive los colectivos y difusos), y en especial a obtener una pronta decisión. Pero es necesario concebir una ampliación de la tutela judicial efectiva relacionándola con el debido proceso, pues es siempre necesaria la concatenación de un concepto con el otro, por cuanto no son independientes entre sí, sino que comportan una unidad esencial en la labor de administración de justicia, pues sin debido proceso no hay tutela judicial efectiva y viceversa.
Pero nuestro sistema de justicia presenta muchas falencias que obstruyen la consecución de los fines establecidos en la Constitución, pues se carece de las garantías materiales que aseguren una "tutela judicial efectiva" ya sea por falta de personal, retardos innecesario, excesos de días no hábiles, entre muchas otras razones. Así que cualquier ciudadano que quiera acudir a un órgano jurisdiccional debe estar dispuesto a someterse al suplicio procedimental y esperar largos años para la obtención de una decisión definitivamente firme a efectos de poder ejecutar la misma. Por supuesto que existen miembros del poder judicial que realizan un gran esfuerzo por abstraerse de la regla general que invade nuestros Tribunales, Fiscalías del Ministerio Público, etc.
Pero hoy día existe un requisito fundamental para ser sometido a un proceso sin dilaciones, en el que se cumplan los lapsos, e inclusive ser juzgado en tiempo record (a la venezolana); esto es, ser opositor al régimen revolucionario venezolano, el supuesto de hecho fundamental es haber cometido algún acto que pueda ser considerado delictivo por la representación fiscal (no basta cometerlo, pues con la mera intención puedes ser juzgado). Si esta situación se verifica en la realidad, es seguro que el ciudadano opositor será juzgado con celeridad, la que desearían muchos inocentes (y culpables) que duran años en prisión esperando una sentencia, pero por ser delincuentes comunes y no opositores que representan una traba a los objetivos del régimen, no GOZAN DE ESE PRIVILEGIO que es la garantía del cumplimiento de los derechos constitucionales, como lo es LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA...
Así que puedo recomendarle al ciudadano que ha sido víctima de un delito, que busque la manera de darle tinte político a su situación, pues parece ser la única manera en que el sistema de justicia, completo, va a obtener una movilidad impresionante, digna de un poder judicial ejemplar. De igual manera, aquel ciudadano privado de su libertad, justa o injustamente, debería manifestar abiertamente su oposición al gobierno nacional (cierta o no), para que sea juzgado rápidamente. Eso si, le garantizo que no va a obtener una decisión favorable, simplemente obtendrá velocidad en la misma, cero justicia, simple tutela judicial efectiva, efectivamente injusta.
Si no me cree puede revisar los archivos de los expedientes judiciales de los muchos presos políticos del régimen, que ha cambiado hasta la categoría de ciudadanos, en aras de su cometido.
No me queda más por decir, simplemente que la resistencia se puede hacer desde las letras, pero nunca dejemos de lado la voz, ya que no se puede callar ante lo intolerable.

domingo, 21 de febrero de 2010

La Intolerancia necesaria

Muchas veces he escrito sobre intolerancia, lo nociva que puede resultar para la democracia, pero también he hecho énfasis en lo que puede ser una verdadera lucha frente a las acciones contrarias a la dignidad humana, siendo intolerantes.
La intolerancia puede ser una virtud, esencial para conseguir resultados favorables al ser humano, pues por medio del ejercicio de la misma es posible frenar actitudes vulneradoras de los derechos humanos, que día a día se presentan en nuestras sociedades.
En el caso venezolano, que me atañe porque lo vivo a diario, muchas voces de dirigentes de los llamados bloques opositores consideran que hace falta tolerancia, que la solcuión al problema del país está en escuchar todas las distintas voces que congrúen el el territorio. En cierto grado, tienen razón, el venezolano se ha ido convirtiendo en una persona poco apta para el debate político diario, y es algo que hay que mejorar, pero decir que lo único que falta en el país es tolerancia es, desde mi punto de vista, lo más errado de la política opositora, por cuanto, si bien la tolerancia debe plantearse desde ciudadanos iguales que conviven diariamente, la verdadera necesidad primaria es LA INTOLERANCIA DEL SISTEMA POLÍTICO QUE SE TRATA DE IMPONER y que abusa de la ignorancia de muchos venezolanos para sembrar sus semillas generadoras de odio, resentimiento y pobreza.
Creo que como seres humanos tenemos un derecho primordial, que es la posibilidad de vivir en una sociedad plural, en la que cada cual escoja su forma de vida, siempre teniendo como límite la vida del semejante, y la supuesta revolución bolivariana, día a día nos va demostrando que lo que menos necesita es una sociedad plural, simplemente requiere de un rebaño de borregos que acaten la voluntad unívoca del líder supremo.
Creo que el germen de la tolerancia excesiva se ha ido sembrando en el venezolano, a través del chantaje laboral e inclusive alimenticio, las necesidades de nuestros compatriotas han sido el terreno más fértil para la humillación diaria a que somos sometidos por el gobierno bolivariano.
Si quieres comer barato, haz cola en mercal; si quieres gasolina barata, haz cola en la estación de servicio; si necesitas dólares para viajar, ríndele pleitesía al régimen y aguanta meses por una autorización de CADIVI, por los dólares que ellos quieran darte y no por los que tú necesitas.
Todas estas son formas de control que cercenan libertades fundamentales, y someten al individuo a procesos interminables de humillación con base a su necesidad, porque si tienes hijos que alimentar y ganas el sueldo mínimo, lo que menos te puede importar es hacer una cola para adquirir alimentos medianamente económicos. Lo hemos tolerado todo, y lo hemos hecho todos.
Cero tolerancia con las actitudes que denigran la esencia humana, no podemos aceptar que nos nieguen nuestro más preciado bien, nuestro individualismo, nuestra dignidad, aquella que nos hace entender y ver en el otro a un semejante y no a un enemigo, dejemos de soportar todo lo que nos viene de arriba, porque el poder no es eterno, las ideas si lo son.
Debemos primero estar claros en lo que no debemos tolerar para así poder aprender a ser tolerantes, la tolerancia puede ser nociva, y en el caso venezolano se vislumbra su actividad negativa pues aludiendo a nuestro carácter democrático, hemos permitido que mancillen la democracia de manera nunca antes vista en la historia democrática de este gran país.
Venezuela, ¡despertad!

jueves, 11 de febrero de 2010

LA IDEOLOGIZACIÓN DE LA JUSTICIA

¿Cuál es la verdadera razón del derecho si ideologizamos la justicia? En introducción al derecho nos enseñan que la justicia es el fin del derecho pero, ¿cuál justicia? Creo que se refiere al valor cargado de neutralidad, y que es irrealizable, pero que, con el uso apropiado del derecho, siempre respetando dignidades, puede alcanzarse un ideal aceptable de justicia.

La justicia puede ser secuestrada, para adaptarla a una parcialidad ideológica y tergirversar su función como fin del derecho, y lograr una alteración de las concepciones de pluralismo y por ende, de democracia. Así, no es conveniente hablar de la justicia socialista porque la misma no tiene un punto de vista objetivo, pues sus criterios (el de los socialistas que aplican la justicia), no son capaces de ver más allá de sus propias concepciones. Tampoco debemos hablar de una justicia religiosa porque la misma estará al servicio de fines completamente ajenos a la esencia de la justicia.

La justicia debe ser neutra, por ello la ceguez de la dama que la representa. Concebir una justicia ideologizada sólo fomenta el autoritarismo por parte de quien detente el poder, sea un poder de derecha, izquierda, centro-izquierda o cualquier otra tendencia, pero siempre autocrática.

La Justicia debe aplicarse de conformidad con los cánones establecidos (common-law, derecho continental, etc), pero no debe favorecer la posición de poder, pues bajo ninguna circunstancia estaríamos en presencia de justicia.

Muchos alegan que la figura representativa de la dama de la justicia debería carecer de vendaje, entendiendo erróneamente el mensaje que su efigie implica, y si le quitaramos la venda estaríamos en presencia de otra deidad más al servicio de una parcialidad en un sistema de gobierno que usa los sentidos para chantajear el poder de decidir lo justo.

sábado, 16 de enero de 2010

CONSTITUCIÓN DE TRANSICIÓN

Hoy, 16 de enero de 2010, el presidente de la República afirmó, con amplio uso de la cualidad "ignorancia", que la constitución de 1999 es de transición al modelo socialista.
Las constituciones, por su calidad de norma normorum, con un marcado carácter organizacional y estipulador de derechos y deberes, no pueden tener un carácter transitorio, por cuanto la seguridad jurídica de un estado depende de la estabilidad que genera la existencia de una norma incólume, que puede irse, poco a poco, adaptándose a los cambios sociales, y normalmente son bruscamente modificadas o derogadas cuando se está en presencia de un proceso abrupto de cambios, generalmente político.
Así que, por lo menos jurídicamente, no existe tal cosa como el carácter transicional de una constitución, por el contrario, una de las características esenciales de las normas supremas es su permanencia, así como también lo es para la Ley y demás normas jurídicas.
Quizá el presidente lo que quiere decir es que se cansó de la Constitución que perfectamente establece controles y rendiciones de cuentas, así como una organización del estado venezolano acorde con la voluntad de un pueblo y no la suya, y por ende, la excusa que usa para justificar su mutilación (material y formal), es la transicionalidad, lo cual no es más que la ignorancia jurídica llevada al extremo.

LOS PENDEJOS

El gobierno de la república anuncia un sistema de racionamiento eléctrico que implica que todo el país sufrirá las consecuencias del mismo. De igual manera, anuncia que los niveles de agua están por debajo de los niveles necesarios debido a la sequía y que por eso "todos" los venezolanos debemos tomar consciencia y entender las medidas sobre racionamiento que serán implementadas. La novedad es que la ciudad capital, Caracas, por primera vez se verá realmente afectada por un cronograma de racionamiento, estipulado de manera unilateral por el ejecutivo nacional, sin consultar los ejecutivos regionales o municipales, lo cual no es sorpresa ya que el país tiene una sola voz autorizada en materia gubernamental.

Si bien hay un componente cierto de ineficiencia y falta de inversión por parte del gobierno nacional en cuanto al mantenimiento de la infraestructura generadora de energía eléctrica, con sentarnos a llorar no vamos a solucionarlo de la noche a la mañana y nos toca protestar por la situación pero, a su vez, reconocer que la sequía ha sido intensa y que los niveles de las principales represas del país están por debajo de los deseado, y cualquiera puede cerciorarse de ello viendo las fotos de la represa Uribante-Caparo, que muestran claramente la iglesia de Potosí y su cementerio (Potosí era el pueblo que se ubicaba en el lugar antes de la construcción de la represa), que ahora son visitados por turistas, cuando antes estaba cubierta de agua.

En este orden de ideas, los anuncios de racionamiento de energía son lógicos, a pesar que el gobierno insiste en achacar la culpa a la naturaleza y evadir cualquier tipo de responsabilidad, pero el discurso del racionamiento para todos por lo menos tenía cierta coherencia, por cuanto según el poder ejecutivo, en gobiernos anteriores sólo le cortaban la luz a "los pendejos", palabra usada por ellos en su eterno coloquio vulgar, y que trataba de aclarar que TODOS los venezolanos ibamos a sufrir por igual las consecuencias de las políticas en la materia, igualando la situación de varias regiones que habían cargado la cruz desde hace meses, y que ya la carga no recaería en ciertos sectores (los pendejos) para evitar el descontento de ciudades como Caracas.

La cuestión es que Caracas sólo aguantó un día de racionamiento, las cacerolas sonaron, la molestia se vio, y el habitante de la capital no dudó en utilizar todos los medios a su alcance para reprochar tal medida. Los vientos de protesta llegaron a Miraflores y el Presidente de la República en cadena nacional decidió suspender el plan de racionamiento en la capital, manteniéndolo en el resto del país. Rodó la cabeza del ministro que había sido comisionado especialmente para el tema eléctrico, que tenía escasos días de haber sido nombrado, ya que la culpa no podía recaer en Chávez, y Caracas quedó incólume en cuanto a suministro de energía eléctrica, es decir, cero racionamiento.

Lo cual me lleva a hacer mención al título de este artículo, ya que por simple inferencia, si en la cuarta solo le cortaban la luz a los pendejos, y en la quinta todos sufrirían por igual, entonces, si Caracas no puede quedarse sin energía, creo que los de la provincia somos los pendejos, y no lo dije yo, lo dijo el poder ejecutivo. El presidente le tiene miedo a la protesta popular de Caracas, es innegable el monstruo que configura la ciudad capital, pero se le olvida que la provincia vota, tiene necesidades y sabe perfectamente que las medidas contra la situación extraordinaria de la electricidad, a pesar que el jefe de estado las haya hecho recaer sobre un ministro, provienen de un presidente que se ha jactado inifinidad de veces en que las decisiones las toma él, y que nada pasa sin que él se entere, además, a fin de cuentas, la culpa es del ministro, que puso la torta, pero..., ¿quién nombró al ministro?

miércoles, 6 de enero de 2010

SOBRE EL RACIONAMIENTO ENERGÉTICO VENEZOLANO

En este siglo XXI la conciencia ecológica ha generado numerosas corrientes filosóficas y científicas que tratan de crear en el hombre, apelando a su razón, conductas que eviten el uso abusivo de los recursos naturales, y así disminuir la emisión de gases contaminantes.
La generación de electricidad normalmente lleva consigo la emisión de gases contaminantes o el uso de recursos naturales (como el agua), que implica la necesidad de buscar fuentes alternativas de producción de energía eléctrica que no generen contaminación. Se ha hecho eco del uso de la energía eólica, pero a su vez se afirma sus efectos contaminantes por el sonido que emiten, de igual manera hay quienes buscan apelar a la energía nuclear, la cual si no es manejada correctamente puede provocar catástrofes indeseables. Es un debate mundial, todos los países desarrollados están a la búsqueda de fuentes alternas para generar electricidad, económicas y amigas de la naturaleza.
Ahora bien, ese no es el caso venezolano, ante la crisis grave por la escasez de energía eléctrica se ha propuesto el racionamiento, no consensuado, sino unilateral, afectando todo el aparato productivo de una nación, así como la proposición de CERO políticas que busquen la proliferación de ideas sobre fuentes alternas para la generación de electricidad. Durante doce años la inversión ha sido nula en esta materia, y simplemente se han generado situaciones autoritarias ante el manejo de la crisis que han, a su vez, generado reacciones por parte del aparato productivo nacional que se circunscriben a realizar actividades que ocasionan un daño ecológico que a la final es irreparable.
Los pequeños comercios y las grandes empresas han apelado al uso de plantas de generación de energía impulsadas por combustibles fósiles, desde las más pequeñas hasta las más grandes, que durante todo el día y noche emanan CO2 en cantidades industriales, lo cual busca contrarrestar las políticas unilaterales de racionamiento de la electricidad.
A su vez, en Venezuela las políticas ecológicas no hacen eco en la sociedad, ya que para lograr preservar el agua, líquido preciado de cuyos niveles depende la producción de electricidad, y prácticamente la permanencia de la vida en el planeta, es necesario la preservación de las cuencas hidrológicas, lo cual en este país parece inútil debido a la constante e indiscriminada tala de árboles y devastación de la flora local, por medio de actividades informales. De igual forma no existe en Venezuela un programa de reciclaje del agua, que ayude a contrarrestar los efectos de las aguas servidas que contaminan la mayoría de los ríos y quebradas que cruzan cualquier asentamiento poblacional. Por ahí se podría empezar, uso racional del agua y políticas para su efectiva preservación, así como darle eficacia a la Ley penal del ambiente, que existe, y poco a poco se convierte en letra muerta.
Ahora bien, pasando un poco del plano ecológico, al plano productivo, la primera medida a adoptar para no alterar el proceso productivo del que dependen muchos venezolanos para poder mantener su actividad comercial, pagar salarios y mantener los niveles de empleo estables, es el cambio del huso horario, que sufrió una alteración de treinta minutos que provoca que a las seis de la tarde ya haya oscurecido y por ende la necesidad de la luz eléctrica, cuando aún están en marcha procesos de la actividad productiva secundaria y terciaria, lo cual genera un aumento en la demanda de la misma.
Otra de las políticas públicas que podrían implementarse es el otorgamiento de incentivos, fiscales primordialmente, a aquellas empresas y/o establecimientos comerciales que logren reducir el consumo de energía eléctrica en cantidades considerables, mediante el uso racional de la misma, ya sea por la adquisición de bombillas ahorradoras de electricidad, o la sustitución de artefactos de vieja data que consumen energía en exceso por nuevos ahorradores de energía. Igualmente, es necesario que las autoridades municipales, estadales y nacionales, se reunan con las cámaras empresariales a manera de lograr acuerdos sobre horarios, necesidades y políticas de racionamiento, para que el país se vea beneficiado con las resultas de dichas mesas de trabajo.
Otro de los males que agravan la situación energética en Venezuela, es la cantidad de personas "colgadas" (uso ilegal mediante tomas clandestinas para la obtención de electricidad), que no están sujetas a control alguno y que por razones populistas (miedo a perder el voto de las personas que se ven beneficiadas de la toma ilegal), no son sujetas a la regularización en el consumo energético, y cuyo impacto es mucho mayor que el de cualquier gran empresa, ya que alimenta a poblaciones de bajos recursos que muchas veces ascienden a las miles o cientos de miles de personas.
Soluciones hay, pero todas necesitan del concurso del país, estamos claros en la gravedad de la situación, pero también tenemos conocimiento de que el problema no recae sólo en los consumidores, sino que hay una gran responsabilidad gubernamental por su falta de previsión frente a algo que es un servicio público fundamental, y del que depende la sociedad industrial y del conocimiento en este Siglo XXI. Hay que tomar conciencia, pero también hay que asumir responsabilidades, y entender que un país no se maneja desde una silla, sino desde mesas, auditorios, foros y cualquier otro espacio que genere DEMOCRACIA.

Entradas populares