Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

LOS COMICIOS POR TRIBUS (Comitia Tributa)

Las asambleas populares o Comicios, integraron de manera esencial la estructura política romana durante la Monarquía y la República, en el sentido que implicaban lo involucrado que estaba el ciudadano con los destinos políticos de la nación o patria romana. El ciudadano romano podía hacerse oir en las Asambleas Populares, fuese en los comicios religiosos (calata), o el primigenio comicio civil  en el que las curias que conformaban las tribus tomaban decisiones relevantes (curiata), o en ese comicio máximo (centuriata) que suplantó las funciones del comicio por curias y que permitió una primera aproximación para la plebe a lo que sería el poder político. Conforme lo dispone Rafael Bernad Mainar, posterior a la aparición de la Ley Hortensia, se generó la necesidad de fusionar al pueblo y a la plebe, y esto es lo que pareció ocurrir con los Comitia Tributa que convivieron con los comicios centuriados; es decir, los orígenes de estas asambleas tienen directa vinculación con las Asambleas…

Lo importante del lenguaje y los conceptos abstractos

En filosofía se hace siempre un estudio profundo del lenguaje y la estética, además de la importancia en cuanto a la consecución de la verdad que nunca es absoluta sino relativa.
En Venezuela tiene extrema relevancia la conexión sentimental con los objetos y los sujetos, de tal manera que la preeminencia del presidencialismo y el caudillismo, así como la estrecha vinculación con las misses y otras figuras de la farándula marcan la relación del venezolano con su nacionalismo, que nunca ha sido una demostración de patriotismo en cuanto a conocer los símbolos y la historia patria.
He ahí la razón del éxito del chavismo, la conexión con las misticidad del venezolano. Ahora bien, el éxito mentado tiene como causa directa el asombroso gasto en el lenguaje a través de publicidad y el movimiento cultural. De tal manera que el gobierno venezolano es el mayor productor de libros y quien monopoliza los libros de texto que se reparten en escuelas, asimismo es quien más gasta en publicidad y propaga…

EL FRAUDE CONTINUADO y la legitimidad.

El fraude, la violencia y la ilegítimidad van de la mano. Hay mil formas de defraudar, así como cientos de versiones de violencia, la ilegitimidad a su vez pasa por el reconocimiento de la ciudadanía. El 14 de abril se libró una batalla desigual y las sombras aparecen para opacar la voluntad popular. 
El llamado a auditoría es para desvincular el proceso del fraude, pues es la única forma de saber la verdad. Un proceso electoral plagado de coacción y de violencia, no puede generar la legitimidad de un gobernante que irrespetó la constitución y la ley en sus días de campaña. Pero esto no es todo, una vez más debo decir que una democracia no se construye con base a elecciones, sino a un cúmulo integrado de factores, de los cuales en Venezuela sólo se tiene el factor electorero (no podemos hablar de electoral).
La victoria genera muchísimas dudas en el cincuenta por ciento (50%) de la población que, a pesar de la desconfianza generalizada en el poder electoral, salió a ejercer su derecho po…

HUMANITAS

La condición humana es el aspecto más importante y menos conocido por nosotros. Hemos antropomorfizado nuestro entorno y aún así, nunca hemos alcanzado la posibilidad de conocernos La única verdad que podemos decir que conocemos de nuestra especie es su inagotable ambición y la necesidad de estar en el centro del debate y, en especial, la voracidad por la riqueza, como sea que esta se encuentre representada, pues somos la única especie que conoce del poder y la única que lo busca.
Día a día abogamos por un mundo más humano, pero desconocemos el concepto de humanidad. Vivimos bajo el engaño de la bondad, y omitimos que tal como una vez lo planteó Hobbes, el hombre es un lobo para el hombre. Sin importar cuantas virtudes (denominadas así por nosotros) podamos tener, cada individuo de la especie humana tiene más lados oscuros que claridad en su pensamiento. Siempre hay algo que nos mueve, individual y colectivamente, el propio interés, y aun así esperamos que la deidad nos ilumine de bondad…

Desde fuera.

Una semana de lectura de la civilización antigua, combinada por una constante observación de lo que ocurre en mi país, me ha incitado a escribir estas líneas que, una vez más, no espero que sean leídas por muchos, pero que comportan parte del desahogo ante la frustración ocasionada por el evidente deterioro institucional y moral que vive Venezuela. Desde inicios de año he visto como lo jurídico ha dado paso a la preeminencia de lo político, no que no sucediera, pero tan sencillo como que las últimas muestras de barbarie jurídica han opacado lo sucedido anteriormente. Se han conculcado principios fundamentales contenidos en la novísima Carta Magna como la legalidad y el derecho a la información. Se han creado situaciones de facto como si fuesen jurídicas, pero sobretodo, el blanqueo informativo y el uso del lenguaje para soslayar y ocultar la realidad parecen ser el día a día de la sociedad venezolana, quien parece sumida en un letargo generalizado ocasionado por la necesidad de calla…