jueves, 27 de febrero de 2014

DIÁLOGO Y PAZ

Las dos palabras de moda en la República Bolivariana de Venezuela.

Permítome exponer mis consideraciones sobre ellas, con el riesgo de desmontar el llamado al diálogo, no porque no crea en el debate, sino porque creo que no debe someterse al país a más mentiras y padecimientos.

Llamar al diálogo requiere la valentía de reconocer que algo estoy haciendo mal y  que partiendo de ese reconocimiento de mi propios errores, puedo sentarme a comnversar con la contraparte. Sin ese presupuesto el diálogo es estéril, y sería sólo sentarse a oir argumentos cuyo poder de convencimiento para mi es nulo, puesto que no concibo mi error y mucho menos que el camino emprendido sea el incorrecto.

El diálogo se alimenta del intercambio de ideas que buscan generar una solución a un problema, pero si ese problema sólo apunta a un lado, porque del lado del gobierno no se ha hecho algo mal, y cito al presidente de la Asamblea Nacional "No podemos traicionar lo que hizo Chávez", entonces no hay puerta abierta al diálogo, pues sólo sería un espectáculo del reconocimiento de culpas de la oposición pero sin una sola asunción de responsabilidad de parte del gobierno. Gobierno que por demás, lleva 15 años de control absoluto del poder y ahora, del aparato productivo nacional.

El diálogo por la paz, es conflictivo, Palestina e Israel probablemente duren toda una eternidaden ello, con el telón de violencia de fondo y por ello, la agenda de dialogo tiene que considerar estos ejemplos infelices de la historia universal para entender la sinceridad que debe reinar al proponer el diálogo. Lo que implica que no es un tema sencillo de poner en la palestra, especialmente si tu agenda es política y por sobre todo busca la permanencia en el poder, por lo que disponer un diálogo moderado por quienes detentan de forma absoluta el poder político, puede generar un Tribunal como el que se dibuja en las monarquías absolutistas del medioevo y la temprana edad moderna, dónde el monarca podia ser juez y parte.

El problema venezolano no es exclusivamente político, y no te hace demócrata sentarte horas y horas a escuchar discursos complacientes de muchos y unos pocos que te plantean situaciones que no eres capaz de reconocer, como sucedió con la intervención de J. Roig, quien afirmó algo que salta a la vista, esto es "que el país no está bien", para luego dar paso al alcalde Jorge Rodríguez, quien dijo todo lo contrario. La falta total de voluntad para reconocer que el país está mal política, económica y socialmente, es la primera traba para el diálogo. Pues la idea de vender al gobierno nacional como propulsor del diálogo es una mentira tan grande como el macizo guayanés, pues su discurso ha sido ideológico y excluyente, con un ánimo subyacente de vender la reivindicación social como legitimación de la pobreza, en vez de solucionar el flagelo.

Dialogar con quien no quiere escuchar es como prohibir por capricho, quizá te haga ganar tiempo, pero no soluciona el problema de fondo que tarde o temprano te explotará en la cara. Puedes sentarte un mes con el empresariado, pero si no desmontas el control de precios, la escasez no va a dejar de existir. Puedes graduar mil polícías en una semana, pero si no atacas la raíz de la delincuencia, las cárceles seguirán siendo centros de masacre, y podrás crear cien ministerios, pero si no oyes a los sectores que hacen vida nacional, sólo tendrás gasto público burocrático. No es posible  establecer una agenda de paz para lograr la convivencia social, con quien no está dispuesto a escuchar, es como caminar engañado sobre un tablón vendado cuyo único objetivo es lanzarte al mar atado de manos, por muy animado que parezca, siempre terminas ahogándote.

Para poder dialogar y hablar de paz, primero debes reconocer que Venezuela necesita una gobierno de unidad nacional, que renuncie al socialismo a la chavista como única forma política de solución de los conflictos puesto que el pluralismo es la única solución a la sectarización en la política. En segundo lugar debe dejarse la descalificación y el uso de los recursos del estado para la manipulación política y el acoso a los medios de producción, lo que a su vez conlleva la restauración de la confianza a través de la seguridad jurídica, así como el reconocimiento de la violencia como política de estado y desmontarla sin reservas. Como punto tercero, debe abandonarse la excusa del apego a la legalidad sin justicia, puesto que el cúmulo de alegatos de apego a una interpretación complaciente a un bando político de la Constitución y demás leyes de la República no hacen sino contribuir a una desigualdad ante la ley, que no contribuye al diálogo, puesto que la corrupción y la vulneración de los derechos fundamentales son el día a día en el país. No deben haber presos políticos y debe dejarse la mentira de un lado, puesto que la prosperidad estadística está sustentada en la ideología y no en la realidad científica que debe prelar en un mundo global, la mentira no puede sustentar un gobierno.

En cuarto lugar, el diálogo es posible si se despolitiza la Fuerza Armada Nacional, y se saca del discurso político-militar la palabra "chavista", por ser excluyente de esa población que no cree ni creyó en un proyecto político personalista como el encarnado por el expresidente de la República; así como se tiene como necesaria la generación de confianza de no injerencia de ningún ente extranjero dentro de las políticas nacionales. Lo que nos lleva un quinto punto, el diálogo no puede ser exclusivo de los actores políticos, ya que debe ser incluyente de quienes padecen los mayores índices de violencia en el país, esto es las clases populares, puesto que es necesaria su participación para que el proceso de diálogo busque las salidas para sacar a esa gente del barrio, y dejar las políticas que legitimicen la miseria a la que son sometidos día a día, desde hace un siglo. Sentarse en una mesa libre de discursos ideológicos que los retóricos manejan tan bien, sin el chantaje de la izquierda y la derecha.

Solo así, con un gobierno que se siente en una mesa como parte y no como moderador, puede aceptarse el diálogo en el país, puesto que todo intento adicional sin sinceridad, sin una agenda que implique desprenderse del poder político, podrá llevar a una solución de la crisis ética, moral, estructural, política, social y económica que azota una nacion extremadamente rica, pero pobre en tantos aspectos que sería inútil describir así.
La paz solo es posible si se concibe como un camino al progreso de los ciudadanos para que pueda hablarse de progreso colectivo, de igualdad ante la ley, pero no cualquier ley, una ley verdaderamente justa, sin guerra de clases y menos aún exclusión de ningún tipo.
Por útlimo, el diálogo no puede ser una excusa para ganar tiempo en política, y si eso es así, la paz no llegará nunca.

lunes, 24 de febrero de 2014

DERECHOS HUMANOS Y LAS PROTESTAS DE HOY por Javier Galindo

Me permito reproducir las palabras de mi amigo Javier, experto en el tema de los DDHH, con ciertas modifiaciones para adaptarlas a este contexto del blog, espero que a todos los que hoy protestan legítimamente les sea útil.

Existen tratados internacionales que los partidarios del gobierno citan en sus alegatos contra las protestas, pero estos son aplicados en conflictos armados internos o internacionales, una cuestion es una desobediencia civil, otra son las protestas y muy distinto es un conflicto armado interno o internacional. Me explico: los convenios de Ginebra son 4, unos para los caídos o rehenes (prisioneros de guerra) otros para los civiles, los náufragos y bienes civiles tales como la Cruz Roja, hospitales, puentes, represas -entre otras-, los protocolos de la Cruz Roja y los tratados del DIH (Derecho Internacional humanitario) se basan fundamentalmente en el derecho que tienen los países de hacer la guerra bajo varios supuestos, a saber; colonizacion, ataques de otros estados (defensa propia) y cuando existe una guerra civil interna, en estos casos se crean normas para, por ejemplo, el uso desproporcional de las armas, tal es el caso que un civil vaya en contra de un militar con un garrote o palo y el militar le dispare con un arma de fuego, es desproporcional y por ende violatorio del Derecho Internacional Humanitario.
Lo anterior lo refiero como reflexión en el entendido del desconocimiento oficial de los tratados de ginebra, por lo que insto a leer sobre la cruz roja o la media luna, sobre el derecho de guerra, sobre conflictos armado internacionales e internos y de allí, cualquiera  podrá sacar conclusiones propias.
Sobre el tema de los Derechos Humanos es necesario apunta que  un civil no puede violar un derecho humano, solamente el Estado como ente gubernamental a través de sus funcionarios públicos puede violar los derechos humanos de los ciudadanos o habitantes de un territorio. Es decir,con las protestas que en este momento estan pasando en venezuela la gente que sale a las calles no está violando el derecho humano al libre tránsito. Es el Estado como garante de losderechos el único que debe garantizar estos derechos consagrados en la Constitucion y tratados internacionales sobre el tema. Es imperante la necesidad de entrar un poco a fondo sobre este tema, toda vez que una desobediencia civil así como los estados de excepcion amplian los derechos de los ciudadanos, en este caso se permite rebajar las normas legales para poder expresar su oposicion al gobierno de turno, es decir si en estado de paz no me puedo poner a parar el tráfico porque me colocan una multa, en un Estado de desobediencia civil se permite relajar estar normas legales y hacer expresar la voz del pueblo, tal y como se establece para los Estados de Excepcion los derechos que no se pueden relajar en estos casos como los de libertad de expresion, integridad fisica, libertad y a la vida. Entonces, el trancar las ciudades, crear barricadas, no permitir el libre tránsito vehicular, entre otras cosas es permitido bajo las condiciones en que se encuentra el país hoy.
En relacion con los demás derechos, tales como la salud, educación o suministros de alimentos (alimentación) me permito recordarles que son derechos de tercera generacion o derechos económicos sociales y culturales, los cuales deben ser garantizados a toda costa por el Estado, este ente gubernamental así tenga que usar sus helicopteros para mandar comida al Estado Táchira  debe cumplir con salvaguardar el derecho en mención, y no se puede escudar en decir que los ciudadanos no me dejaron pasar para llevar los alimentos o los artículos de primera necesidad.
Sobre el tema de la Democracia, esta figura jurídica creada en gran medida por Montesquieu y teniendo sus origenes en Francia cuando cayo la monarquía, se alzó en sus tres pilares fundamentales, a saber la division de poderes en judicial, ejecutivo y legislativo (actualmente en Venezuela se establecieron 2 poderes más pero es tema de otra discusion). Estos tres pilares van a constituir la base de toda democracia, pero sin embargo debe existir el llamado poder del soberano, el cual emite su voluntad a traves del sufragio (el voto) pero esto es apenas la base fundamental, el piso, las columnas de una democracia, pues existen muchísimos elementos los cuales deben estar presentes en toda sociedad para que pueda tener realmente el nombre de DEMOCRACIA. Un gran ejemplo de esto es la libertad de expresion, este es uno de los elementos mas importantes de toda democracia. La libertad de expresion está compuesta por unas cuantas variantes, la primera es la censura previa y las responsabilidades ulteriores, tocaremos solo a manera de ejemplo el primero de ellos, ya que resultaría de gran extension la reflexion; la censura previa consiste practicamente en crear un silencio previo a que sea expresada una opinión, es decir un pensamiento que se quiere exteriorizar por cualquier actor no pueda ser expresada porque exista una ley que no lo permita, una presión social o coacción del Estado o de los entes publicos a no emitir este tipo de opiniones. Sobre esto, un simple paseo por los entes publicos, entrevistándose con exfuncionarios o con funcionarios publicos actuales preguntándoles: "si usted ¿alguna vez ha dejado de expresar sus lineas politicas o sus opiniones sobre el gobierno por miedo a ser despedido?", encontrarán vivos ejemplos de lo que es la censura previa. Al igual que estos casos, existen otros elementos que no permiten hablar de una libertad de expresion en Venezuela, que pueden hacer necesario foros completos sobre el punto.
Siguiendo con la reflexion en relacion con la Democracia debo expresar que así como la libertad de expresion existen otros elementos que en la actualidad no se respetan en Venezuela, es el caso del poder judicial, pues para que exista una Democracia debe existir una verdadera división de poderes, revisemos entonces la historia y el origen de esta división: en la Monarquía Francesa, el Rey era quien creaba la ley o la pena de muerte, era quien creaba los delitos, sin la aprobación de nadie, en segundo lugar era quien juzgaba a los ciudadanos o extranjeros y, lógicamente, era quien tenía las riendas del gobierno. Es decir, era quien tenía los 3 poderes, ejectuvo, legislativo y judicial. los franceses en ese siglo (XVIII), se alzaron en contra de la Monarquía y decidieron -despues de luchas sangrientas- que los poderes debían ser divididos y que no debían tener interferencias entre sí, es decir cada quien tenía su trabajo. Con base a este pequeño resumen de la historia de la division de poderes, entro al analisis del tema sobre el poder judicial, pero no voy a entrar a los tribunales estadales o municipales, sinoa la cúspide del iceberg, es decir al TSJ (Tribunal Supremo de Justicia). No hay explicación posible sobre que los magistrados sean practicamente nombrados por el ejecutivo al igual que los jueces rectores, quiénes a su vez son los que nombran a los jueces, existiendo en un 90 % de jueces temporales (esto implica que los pueden destituir como jueces en cuanto quieran, sin tener que incurrir en una causal de despido)
Elementos estos y muchos más son los que tildan de NO EXISTIR UNA REAL DEMOCRACIA en Venezuela, pues pueden haberse realizado 20 elecciones en un mismo año si así se quiere pero eso no garantiza una real Democracia...   

***Este texto va sin tildes por defectos de teclado y por no haber sido corregido suficientemente antes de su publicación*** 

EL CERCO IDEOLÓGICO

Al conversar con unos oficialistas vía twitter logré inspirarme para escribir estas letras...
El contexto es la actuación exagerada de las Fuerzas Armadas Nacionales en la ciudad de San Cristóbal, Estado Táchira, Venezuela, dónde se presentan una gran cantidad de protestas, que ya no puedo llamar pacíficas, en virtud de la actuación del gobierno nacional sobre la ciudad, y parte del estado Táchira. Se ha generado una respuesta de resistencia civil que yo, por lo menos, no he visto en este país.

La pública y notoria actuación de la Guardia Nacional Bolivariana evidentemente atenta contra derechos humanos fundamentales, recordando que sólo el estado puede vulnerarlos. El periodismo ciudadano ha dejado evidencia clara y precisa de lo que ocurre con videos dentro del perímetro del Municipio San Cristóbal, y que ven el uso desmedido de la fuerza pública así como la provocación de parte de los organismos del estado. Quizá sea esta la insurrección civil con mayor documentación videográfica de los abusos del poder.

Un usuario de las redes sociales me expresó que los manifestantes eran "unos llorones y unos dramáticos" y comparó la situación con lo que ocurre a la hora de manifestaciones y su represión en otros países del mundo, obviamente países del primer mundo, no de China, ni Cuba y mucho menos Corea del Norte. Al final esto es lo que menos importa, pues una mente objetiva no puede nunca condonar la violencia del poder contra el ciudadano del país que sea. Yo, por citar un ejemplo, que ni siquiera estoy de acuerdo con la pena de muerte, menos aún puedo aceptar que un funcionario del estado apalee o golpee a un ser humano.

El objetivo de estos párrafos es ahondar sobre el cerco ideológico que acecha a gran parte de la población a la que se le ha inoculado (si, aquí si está bien usada esta palabra) un discurso constante y repetitivo sobre las causas y consecuencias del conflicto venezolano, llevándolo al campo de la lucha de clases, al conflicto entre derecha e izquierda o pobres y ricos, esa esteril discusión que aún hoy en el siglo XXI nos ocupa, cuando debería tratarse solamente de progreso y atraso, entendiendo este útimo como cualquier atentado contra la dignidad del ser humano.

 La verdad es que la degeneración de los espacios para el debate y el conocimiento en Venezuela han logrado que se venda una verdad de una sola arista, es decir, una línea infinita de mentiras que han convencido a quienes no poseen acceso a la otra cara de la moneda. Los han convencudo de que existe un complot digno de un programa de televisión sobre las tesis de la conspiración, y que ese complot busca quitarles algo tan intangible como la patria, aún cuando en la realidad material es "el poder" quien nos quita los bienes reales y que dignifican al hombre tales como la libertad de pensar y discernir, y de progresar.

¿Cómo discutes con quien está convencido de la mentira? ¿Cómo le haces ver a un radical que oponerse a uns sistema de gobierno no hace que seas apátrida o admirador del gobierno de EEUU? ¿Cómo le explicas tu al insolente que no puede decirle a quien sufre los embates de la represión del estado y ha visto fallecer sus seres queridos que "es un blandengue que no aguanta la represión y que la misma es peor en otro país"? Es difícil pero sobre ello es que se debe trabajar, pues este radical es quien representa la mayor peligrosidad para la paz. Igual puedo señalar esta interrogante ¿cómo convences a alguien que no todos los pobres son delincuentes? ¿Qué le dices al que cree que hay que desaparecer de un plumazo a todo el que se ha vestido de rojo hasta el momento?

Hanna Arendt escribió sobre la banalidad del mal, y ese parece ser el norte venezolano actual, puesto que el cerco ideologico hizo creer a una porción de la población de la existencia de ciudadanos que están ideologicamente fichados como sus enemigos y sobre los cuales la impiedad es la norma, y cuyas dolencias y carencias no valen ni deben ser consideradas. El cerco ideológico te hace creer que sus protestas siempre serán una conspiración contra el pueblo, cuando la realidad es que esa barrera lo que busca es el mantenimiento del status quo de aquellos a los que sólo les interesa atornillarse eternamente en el poder... si es que 15 años no son ya toda una eternidad.
 

Al cercar una mente a través de una ideología y convertirla en una masa sin capacidad de crítica, y por sobre todas las cosas, incapaz de sentir dolor por el prójimo o por el desconocido pues es un enemigo, se genera esa banalidad del mal que lo hace aún más cruel y peligroso, puesto que siempre se hallará una justificación para la descalificación y sobretodo, para generar dolor y miseria. Lo peor de todo es que esta actitud impía siempre generará una reacción del despreciado aún peor.

No puedo hablar en este momento del futuro de Venezuela, puesto que aparece nublado para mi hoy. Pido a mis coterráneos gochos no caer en el campo del odio, porque nos llevará cual Revolución francesa a pasarnos a nosotros mismos por la guillotina.

viernes, 21 de febrero de 2014

Comunicado docentes UCAT. Facultad de las Cs. Jurídicas y Políticas

COMUNICADO

Durante más de 50 años la Universidad Católica del Táchira ha sido un referente en el Estado por su compromiso con la verdad, la justicia y la fe. Hoy, en este momento crítico por el que atraviesa nuestra sociedad, no es la excepción, y en función de ello, los profesores de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas asistentes a la reunión del día 17 de febrero de 2014 queremos expresar nuestro parecer en los siguientes puntos:
1) Creemos que el País necesita cambios profundos en su estructura; ello requiere del diseño, planificación y ejecución de propuestas alternativas que busquen incidir directamente en la realidad social que nos apremia y que padecemos todos los venezolanos día a día. La universidad, con su diversidad y pluralidad, es el escenario ideal donde se gesten los llamados de atención sobre la problemática pero también las iniciativas que busquen superar tal situación.
2) Quienes hacemos vida en la universidad no podemos desviar la mirada de la situación que atraviesa el país, pero también debemos fijarnos un horizonte, una hoja de ruta que permita soñar y visualizar un país sin los padecimientos del día a día.
3) La reflexión anterior, nos lleva a expresar nuestro apoyo a los estudiantes ucatenses, a quienes están dirigidos nuestros esfuerzos, y quienes, al igual que jóvenes de otras universidades, han decidido hacer uso de su derecho a la protesta pacífica secundados por venezolanos profesionales, obreros, amas de casa, comerciantes, artistas, entre otros. Apoyamos toda protesta ejercida con un total apego y respeto a la ley y al sentido común, ya que son ellas las que vienen expresando el descontento ante la situación actual, así como también la legítima aspiración de quienes ejercen su derecho constitucional a un futuro que garantice su desarrollo personal y que requiere la superación de la profunda  crisis socio-política que nos aqueja.
4) Queremos manifestar a nuestros alumnos la disposición del cuerpo docente de colaborar en la reprogramación de las actividades académicas suspendidas invirtiendo para ello el tiempo que sea necesario.
5) Hacemos votos por que se inicie un proceso de reconciliación nacional que pase por el reconocimiento mutuo de la condición humana, en primer lugar, y ciudadana en segunda instancia. Que esa reconciliación tenga como punto de partida el respeto a los Derechos Humanos, el apego a la Constitución Nacional, la búsqueda de soluciones a los acuciantes problemas por los que atraviesa el país y, en nuestro caso, el Estado Táchira; cuya condición de estado fronterizo le confiere características especiales que es necesario colocar en la agenda común, y que en los últimos días se ha visto injustamente golpeado y amenazado en su identidad y su sentir.
6) Exigimos el cese a la represión contra los ciudadanos, el uso arbitrario de la acción judicial y las falsas imputaciones de las que han sido objeto los estudiantes, en fin, pedimos que cada uno de los distintos estamentos que conforman el estado venezolano se apeguen estrictamente al principio de la separación de poderes consagrado en la Constitución Nacional y en las leyes de la república. Estamos seguros que la razón puede más que la fuerza, que la justicia logra más que la arbitrariedad y que la ciudadanía, finalmente, es más poderosa que la anarquía. Estimada colectividad, estimados estudiantes, que sea la razón, la justicia y la ciudadanía la bandera que enarbolen en estos días aciagos que vive la nación.

Entradas populares